La motivación no significa una puta mierda a la hora de conseguir tus objetivos

Hace un tiempo vi una de esas charlas magistrales en las que el conferenciante (si no recuerdo mal era Tim Ferris) hablaba sobre la importancia de desarrollar una metodología, un sistema, una serie de hábitos y disciplina antes que preocuparse de establecer objetivos.

Porque los objetivos son fugaces y cuando los fijas nunca puedes tener en cuenta todas las circunstancias con las que te vas a encontrar por el camino. No dejan de ser una meta, un destino hacia el que te diriges igual que Frodo al salir de la comarca.

Tus objetivos deberían estar en algún punto fuera de tu zona de confort e igual que el héroe de Tolkien, nosotros no tenemos ni idea de lo que nos espera mas haya de los limites de nuestra zona de confort hasta que los traspasamos y hacer planes basados en una predicción basada en algo que desconocemos suele resultar la receta perfecta para el caos y la frustración.

Lo único que te mantiene en el camino es la determinación, la disciplina y las ganas de mejorar.

Durante muchos años mi productividad ha estado supeditada a mi motivación.

Algo dentro de mi me indicaba que para hacer las cosas que me proponía, para dar cada uno de los pasos que debían llevarme a ver cumplidas mis metas debía estar siempre armado con toda la motivación del mundo.

No puedes llegar a imaginarte el alivio que significo para mi descubrir que la motivación no significa una puta mierda a la hora de la verdad.

La motivación es algo fantástico y muy necesario, no me mal interpretes, solo un idiota lo negaría, la prueba de ello es lo populares que son los canales que hacen videos de motivación en youtube o las cuentas en IG que se dedican a compartir mensajes motivadores.

En estos tiempos de hiperestimulación todos necesitamos esa pequeña inyección de voluntad y confianza en nosotros mismos de vez en cuando, pero ya esta.

Es muy peligroso acabar creyendo que el combustible que te va a llevar a cumplir tus objetivos es ese sentimiento de estar a tope. En esta inflamable metáfora quizás podríamos afirmar que la motivación es la chispa que va a encender ese combustible y va a ayudar a mantener en marcha el motor.

¿Cual es entonces ese combustible?

La respuesta a esta pregunta es algo mas compleja y mucho menos popular porque no cabe en un meme.

Tener una visión clara de que es lo que hay que hacer, al margen de estar o no motivado es sin duda para mi la piedra angular de la estructura que me lleva a cumplir mis propósitos cada vez.

Se suele decir que la inspiración no sirve de nada si no te pilla trabajando ¿no? pues esto es algo parecido.

La motivación esta muy bien pero asegurate de que te pille trabajando, que cuando llegue tengas claro que es lo que debes hacer y cual es el siguiente paso que debes dar. Tener un buen sistema, un método de trabajo que te ayude a definir tus objetivos y tener claro como abordarlos para que ellos no te desborden a ti es otra de esas cosas que para mi significan mucho mas que estar motivado.

Tener claro el porque antes de nada es otro de esos factores que sin duda le dan una paliza cualquier día de la semana a la motivación panfletaria de cualquier video que tenga  como protagonistas a McGreggor, Will Smith, M.Alí o Musk.

 

No retreat, never surrender.

[nota del autor]Me cuesta muchísimo escribir un post sin añadir una referencia a JCV.

En esta parte es importante ser bueno con uno mismo a la vez que critico.

Capaz de ver aquello que se ha hecho bien y también aquello en lo que se debe mejorar y persistir en aplicar.

Igual de importante es saber reconocer cuando hay que rectificar una actitud o abandonar una metodología.

No debes confundir la obstinación con los objetivos y es muy importante que tengas claro que lo que funciona para mi para ti puede ser una ruina.

En mi caso por ejemplo durante mucho tiempo mi objetivo a sido mejorar constantemente como desarrollador de software y durante muchísimo tiempo viví convencido de que el único camino para conseguirlo era a través de la formación universitaria.

Esta convicción me llevo a acumular deudas considerables y a mal vivir para poder pagar mis múltiples matriculas.

Llegó un momento en mi vida en el que llegué a plantearme si realmente me gustaba el sector en el que estaba trabajando y eso disparó la mayor parte de mis alarmas.

Después de un periodo de reflexión tomé la liberadora decisión de dejar los estudios universitarios que llevaba ya varios años intentando completar. Al fin y al cabo siempre podía volver a matricularme.

No recuerdo haberme quedado mas a gusto en toda mi vida.

Creía que dejar ese camino me iba a dejar perdido y sin rumbo pero lo que sucedió fue todo lo contrario. Quitarme ese peso de encima me permitió dejar espacio para cosas nuevas en mi vida. Nuevos caminos de aprendizaje, mas tiempo para explorar otras tecnologias y un alivio económico considerable.

Ser consciente de lo que quieres, de lo que funciona para ti, de lo que se te da bien y de cuales son tus puntos débiles son las claves para que todo esto que te cuento funcione, como suelo repetir no hay una formula mágica que te lleve al éxito, debes encontrar tu camino y para eso debes empezar a dedicar algo de tiempo a conocerte a ti mismo y a saber como y porque haces las cosas.

Conocete a ti mismo es el mejor consejo que puedo darte.

 

 

 

Iluminación navideña

Si crees que has alcanzado la iluminación, pasa una semana con tu familia.

Ram Dass.

No hay nada como pasar unos días con tu familia para darte cuenta de cuanto has evolucionado y coger todos esos maravillosos logros cotidianos y pequeñas victorias que has ido cosechando y pegarles fuego.

Hace poco leí en algún sitio que las cosas que mas nos molestan de los demás son un reflejo de nuestras debilidades entendiendo como debilidades aquellas cosas que no nos gustan de nosotros mismos.

¿Y quien mejor para reflejar aquellas cosas que no nos gustan de nosotros mismos que aquellos que en algún momento nos sirvieron de modelo?

Al final la familia, tenga la estructura que tenga, es nuestro primer modelo de relaciones humanas. Ellos son la tierra en la que se sustentan nuestras raíces. De ellos aprendemos lo que si queremos ser, pero también decidimos en lo que no queremos convertirnos gracias a ellos.

Sin lugar a dudas las cosas que nos gustan y disgustan en nuestro entorno familiar durante la infancia y adolescencia nos marcan y nos ayudan a trazar una hoja de ruta en el momento que decidimos en que dirección avanzar como seres humanos.

Podríamos decir que son el punto de partida  del que queremos alejarnos en algunos casos  pero también el punto del mapa al que queremos llegar (en el caso de los modelos a seguir). Por eso volver a casa por navidad, al margen de la acogedora experiencia sensorial que puede significar para algunos, puede llegar a ser todo un desafío a muestra paciencia.

Por algún extraño motivo ninguno de tus parientes suele preocuparse de como has cambiado (a nivel emocional o espiritual) desde la última vez que te vio y para ellos sigues siendo exactamente la misma persona que hace ¿¡¿20 años?!?!

Con suerte esas presuposiciones no irán mas halla de entrañables anécdotas(mi madre le dijo a mi mujer hace poco que comprase colonia nenuco porque me sienta muy bien después de la ducha…) pero en otros casos resultaran un autentico desafío a tu paciencia y a tu autoestima. Siempre va haber un pariente cretino que se mostrara escéptico frente a cualquier muestra de evolución por tu parte. Lo peor es que será un ejercicio de desgaste. Puede que salgas triunfante del primer enviste pero vas a tener que mantener la guardia alta constantemente si decides entrar en ese juego y dejar que te afecte y como suele decirse nunca te enzarces en un debate con un idiota porque acabará llevándote a su terreno y allí ellos tienen las de ganar así que será mucho mejor que te relajes y no le des mas importancia (es mas fácil decirlo que hacerlo ¿verdad?).

La mayor parte de el autodesarrollo , como es lógico, se lleva acabo en el interior, es algo personal y es muy fácil convertirlo en una burbuja. Tenemos control en nuestro día a día de las cosas que nos rodean y nos hacen sentir seguro. Salir de esa burbuja y de la zona de confort puede sonar a aventura cuando se trata de dejar la rutina para aventurarnos en la selva tropical en busca de una tribu perdida o de viajar a la otra punta del mundo para llevar a cabo uno de nuestros sueños pero cuando salimos de la zona de confort y de nuestra rutina para ir a visitar a la familia, eso ya son palabras mayores.

A toro pasado y una vez ya devuelta a esa burbuja se me ocurre que estos encuentros con nuestros orígenes también sirven para calcular cuanto hemos crecido.

Es una mirada a nuestro punto de partida que sirve para medir la necesidad de aprobación externa que necesitamos al enfrentarnos al juicio y valoración de nuestro entorno. Y si no lo ves claro piensa en cuanto te jode cuando intentas hacerle entender a alguno de tus familiares tus últimos logros profesionales o personales y no ves la reacción que esperas.

Al final, con un poco de suerte, la familia son esas personas que por muy diferentes que sean a nosotros, nos quieren y nos apoyan, a su manera, y eso no tiene precio, pero cada uno en su casa y Dios en la de todos.

 

3 consejos para trabajar como si fuese sábado todos los días.

Recuerdo que cuando era pequeño el día que menos me costaba madrugar era el sábado.

A diferencia del resto de la semana los sábados me levantaba de la cama sin remolonear lo mas mínimo. Supongo que la esperanza de pasar la mañana jugando y viendo dibujos en la tele era una motivación mucho mas efectiva que la de ir a la escuela.

Muchos años después me sigue pasando lo mismo. La oferta televisiva de los sábados por la mañana ya no es lo que era y quien lo niegue es que vive alienado de la realidad y nunca tuvo el placer de disfrutar de la lectura del tp

 

Pero la sensación de no tener la obligación de ir a la escuela y poder dedicar el día a lo que yo quiera sigue siendo una maravillosa motivación.

Aquí te dejo algunos consejos que a mi me han funcionado para transportar esa sensación de sábado a (casi) todos los días de la semana.

Soy totalmente consciente de que parece mucho mas fácil aplicarlos cuando vives y trabajas en remoto pero con algo de inventiva cualquiera puede incluir en su rutina algunas de estas ideas.

Comienza con algo que te guste:

Cualquiera que siga el ritmo de trabajo cotidiano de una oficina por desgracia está demasiado acostumbrado a llegar a su puesto de trabajo todavía con las legañas en los ojos y hacer cosas que no le entusiasman demasiado.

Esa no es manera de empezar el día. y para los que trabajamos desde casa u otro sitio puede ser incluso peor. La flexibilidad se puede volver en tu contra con muchísima facilidad. Yo me he encontrado trabajando en pijama y sin desayunar muchas mañanas incluso antes de que hayan puesto las calles.

Mi norma para evitarme semejante suplicio es hacer algo que me gusta de verdad antes de emprender cualquier tarea que tenga que ver con mi trabajo.

Bailar, leer ese libro que tengo cogiendo polvo en la estantería porque nunca hay tiempo para disfrutarlo, escribirle a un amigo o estudiar un idioma. Cualquiera de esas cosas vale.

Al principio tenía la sensación de no tener tiempo en mi apretada lista de cosas que debo hacer pero la verdad es que dedicarle tan solo 20 o 30 minutos a cualquiera de estas cosas hace que el resto de mi día sea mucho mas productivo y me mantiene motivado.

Es cierto que existe una tendencia a empezar con las tareas que mas pereza dan para quitárselas de encima. De hecho es una practica que yo suelo adoptar habitualmente y es que empezar por el brocoli para que la mejor parte del plato quede al final me suele funcionar pero aun me funciona mejor cuando empiezo así el día.

Pon un poco de orden:

Por mucho que quiera evocar esa sensación de sábado de la dulce infancia la verdad es que la nocilla ya no sabe como antes y yo ya no tengo 8 años.

En los fines de semana de mi vida hace ya tiempo que viene siendo habitual dedicar un ratillo a poner orden en mis cosas.

Existe una expresión “fer dissabte” o “hacer sabado” (con un origen histórico realmente interesante) que hace referencia a la tradición de hacer limpieza intensiva los sábados.

Hasta hace poco dedicaba las primeras horas de muchos de mis sábados a ponerme al día con tareas y proyectos pendientes.

Todas esas cosas importantes que estaban en mi lista de cosas que hacer durante la semana y que iban quedando en segundo plano adelantadas por las tareas mas urgentes.

Una ventaja de trasladar este habito de “hacer sábado” al día a día es que la lista de cosas que hacer es mucho mas manejable de la misma manera que si uno limpia cada día el sábado no hay mucho mas que limpiar.

Pero pasar esta actitud de sábado a todos los días de la semana requiere tener muy presente como asignamos prioridad a cada tarea para no descuidar lo importante pero no dejar de lado lo urgente.

Encontrar el equilibrio entre ambas partes es fundamental y no hay que llamarse engaño. Las primeras 50 veces será difícil.

 

Descansa cuando lo necesites:

Otra cosa maravillosa de los sábados es que no tengo porque sentirme culpable por tomarme un descanso. Una vez mas la sinceridad contigo mismo será una pieza clave. Cada uno somos responsables de nuestros actos así que no te dejes embaucar por la pereza pero se consciente de que no vas a rendir al 100% si estas cansado. No hace falta que lo mandes todo al carajo porque estas cansado y lo dejes para mañana. Prueba a echarte un siesta, pero no lo llames siesta que tiene muy mala fama, llamalo power nap y asegurate de que no dure mas de 20 minutos.

 

Recuerda que no digo que sea fácil sólo que merece la pena el esfuerzo.

 

Human After All

Ayer termine mi relación contractual con la empresa londinense FW.

Yo soy freelance. Trabajo por libre. Otros me contratan por un tiempo y tarde o temprano eso se acaba. Eso es lo que yo hago.

Justamente ayer acabe charlando un buen rato con mi buen amigo Sergi. Poniéndonos al día de nuestras cosas le estuve hablando de estos últimos 3 meses trabajando con esta gente y le hizo mucha gracia que en todo momento compara ese periodo con una relación sentimental.

Me explico:

Yo andaba en mis cosas y un conocido común, un recruiter, me comento que tenía una amiga (una empresa) muy interesante.

Una londinense que se dedicaba a lo mismo que yo desde hacía mucho tiempo y que sería muy guay para los dos que nos conociésemos. Nuestra celestina hizo magníficamente su trabajo y despertó la curiosidad en ambos lados para luego concertar una primara cita.

En nuestra primera cita todo fue bien. Resulto que la celestina tenía razón. Ambos teníamos mucho en común (me ahorrare los detalles para evitar cargarme el símil que tan hábilmente estoy construyendo) y decidimos tener una segunda cita.

Y una tercera y una cuarta.

Y así fue como decidimos que era buena idea empezar una relación algo mas seria. Al principio la idea era ir despacito, conocernos poco a poco e ir construyendo algo bonito. Pero al poco tiempo empezamos a darnos cuenta de que la comunicación fallaba. Tuvimos un par de minicrisis y algún momento de esos en los que uno llama al otro y le dice “tenemos que hablar”.

Había buena voluntad, hicimos reajustes en la comunicación y nos propusimos hacerlo lo mejor posible. Pero al final ambas partes perdimos interés. Nos fuimos dando cuenta de que a pesar de que en la descripción de nuestros perfiles parecía que íbamos a ser una buena combinación resulto que no queríamos las mismas cosas de la vida. No veíamos el mundo igual y perdimos la ilusión, poco a poco, no se si fuiste tu o fui yo pero al final el fuego se apago.

 

En ocasiones se nos olvida que todas las relaciones que tenemos son relaciones humanas. A pesar del carácter profesional o comercial que puedan tener siempre hay un humano a cada lado.

Doble Impacto

Todo el mundo en la industria tecnológica quiere ser Jobs, Bezos o en su defecto Zuckerberg (¿has visto la pelicua? ¿de verdad sería el tu primera opción?).

Me recuerda a cuando era pequeño y jugaba a Star Wars y todos querían ser Han Solo o Luke Sky walker. Nadie quería ser el pobre de Chewaka a pesar de su indiscutible carisma y mucho menos Lando Calrissia a pesar de la profundidad que entraña el personaje y de la fuerza de carácter que conlleva afrontar el dilema moral que le plantea a este personaje su subtrama.

Ya quisiera mas de uno en la vida real la inteligencia emocional del bueno de Lando.

Pero volviendo a lo que iba.

Aquí, en la burbuja de la nube todo el mundo quiere ser el siguiente Jobs ¿ y que significa eso? De una forma algo borrosa e indefinida conlleva cambiar el mundo con una actitud bohemia y arrogante pero filantrópica, eso sí, siempre innovadora y disruptiva. Y es que es muy importante utilizar mucho buzzword en tu resumen a la hora de definirse a uno mismo y aquello que esta haciendo.

¿Por que lo estas haciendo, verdad?

Quizás sea solo yo, pero en los últimos años cada vez mas, me encuentro muy a menudo ofertas de trabajo que incluyen la idea de dejar una marca en la sociedad, ayudar a los demás, mejorar las vidas de los usuarios y/o clientes y hacer del mundo un lugar mejor pero, seamos sinceros, la mayoría de estas empresas y start-ups lo único que hacen es decirte donde dejaste aparcado el coche el sábado por la noche o ofrecerte la oportunidad de practicar sexting sin acabar en porntube.

Recapitulemos.

Tu, en tu oferta de trabajo, me pides que entre mis cualidades se encuentre el ser dinámico, proactivo, con ganas de aprender cosas nueva y sobre todo la voluntad de hacer algo que mejore la vida de los usuarios de forma sustancial y yo, por mi parte, en mi carta de presentación te cuento que soy la mejor opción para tu equipo por que soy independiente, pero se trabajar en equipo, tengo dotes de comunicación (osea que controlo giphy a nivel master) y, lo mas importante, ardo en deseos de dejar mi huella en la sociedad actual y formar parte del equipo que mejoro la vida de las generaciones futuras ¿para acabar haciendo que? ¿La millonesima app que permite que pidas comida desde casa a veinte mil restaurantes?

Tengo que reconocer que hasta hace 2 días no tenía ni la mas remota idea de la existencia de Simon Sinek. Estoy casi seguro de no haber viso nunca antes ninguna de sus charlas TED pero ¿quien sabe? Con el baño de información diario al que estamos sometidos, por lo menos a mi, me cuesta recordar todo lo que he visto al final del día. La cuestión es que el otro día descubrí esta pequeña joyita:

Y me hizo reflexionar sobre una idea a la que ya llevaba tiempo dándole vueltas.

Supongo que nos encanta oír que lo que hacemos tendrá un impacto.

Que apela por partes iguales a nuestro espíritu altruista y a nuestro ego.

Mama mira lo que he hecho!

Yo he hecho esto.

Yo he cambiado el mundo aunque sea un poco.

yo os he ayudado.

pero seamos sinceros con nosotros mismos y no nos dejemos engañar tan fácilmente por esta propaganda pseudo-new-age barata tan conveniente para nuestra conciencia. En la mayoría de casos lo que hacemos desde nuestros puestos de trabajo solamente cambiara la vida de aquellos que tiene acciones de la empresa para la que trabajas. Y eso no esta mal, nadie dice que este mal. A ti te da de comer  y a tu jefe le proporciona el dinero necesario para pagar la gasolina del yate en el que aparecerá esta verano en instagram tomándose un #icelatte con su macbook y con el hastag #workhardanywhere.

Nota mental para mi yo del futuro:

Así que se sincero contigo mismo.

Si de verdad tienes la necesidad de hacer algo que deje impacto trabaja duro y date cuenta de que quizás tienes que hacer algo mas a parte de ganarte el sueldo en tu trabajo.

una seríe de consejos que nadie te dara sobre productividad y sinceridad (con uno mismo)

Quizás es mi percepción, pero como un cliente me dijo una vez “al final percepción es realidad”. La cuestión es que en mi entorno hay muchísima gente preocupada por exprimir al máximo su tiempo y los resultados de sus esfuerzos. He de reconocer que me gusta tener cerca a gente que quiere hacer cosas. Cosas practicas, creativas, productivas y ,en algunas ocasiones, incluso lucrativas. Un rasgo común de casi todas esas personas es que no acaban de estar satisfechas con su productividad. Al final todos acabamos bagando por los mismos blogs y echándole un vistazo a esta o aquella charla del TED sobre como aplicar el GTD o la última gran idea de Tim Ferris para multiplicar tu productividad que promete sacarnos las castañas del fuego y dejar nuestra lista de tareas limpia como una patena a la vez que aprendemos a bailar tangos a nivel competición.

Pero eso nunca pasa, al menos no a la mayoría. La mayoría seguimos echando tareas a nuestra lista To Do, sumando las horas que tenemos por delante y planificando el día, la semana, el mes o el trimestre como quien programa una rutina en un procesador. Ahí es donde se comete el mas grave de los errores. Tu no eres una maquina, yo no soy una maquina, el tío Phil tampoco es una maquina y de hecho el que si que es una maquina (¡¡alerta spoiler!!) es Bernard, pero el no lo sabía.

Ante todo sinceridad.

Es necesario ser sincero con uno mismo para ser productivo. Es necesario ser sincero sobre tu dedicación, disponibilidad y compromiso para poder planificar una serie de tareas y cumplirlas. Por que no cumplirlas te conducirá a experimentar una terrible y constante sensación de fracaso y eso, amigo mio, es muy frustrante. Quizás no tanto como descubrir que toda tu vida es una farsa porque en realidad eres una maquina pero casi.

Conocete a ti mismo.

Es necesario conocerse a uno mismo. Para ser sincero con uno mismo primero hay que conocerse. Saber cuantas horas eres capaz de trabajar de verdad. Sin procrastinar. Cuales son tus hábitos y cuales son tus mejores días de la semana o del mes para producir y cuales son ideales para planificar, para hacer gestiones, enviar emails o estudiar ¿Eres un early bird o un night owl? Descubrelo y actúa en consecuencia.

 

Rebaja tus expectativas.

Tus expectativas acabarán contigo si no vas con cuidado ¿De verdad vas a trabajar al máximo rendimiento 8 o 10 horas seguidas todos los días de la semana?¿De verdad?¿En serio? Si no es así no te comprometas contigo mismo a hacerlo, no lo escribas en tus propósitos de año nuevo ni en tu calendario de google por que eso te llevará a sentirte defraudado al final de la semana.

Repasar tu planificación en diferentes estados de optimismo puede ayudarte a ver con mayor claridad cuando estas sobre estimando tus capacidades.

 

No te juzgues tan duramente.

Si pasas demasiado tiempo consumiendo información relacionada con la productividad puedes acabar pensando que no ser capaz de tener 17 horas a pleno rendimiento cada día es un fracaso. No te invito a que te asientes en el conformismo, pero un primer paso que hay que dar es aceptarse a uno mismo. Entender que es lo que SI puedes hacer y centrarte en eso. Una vez que te conozcas mejor y te aceptes podrás plantearte cambiar si es necesario.

Es importante no sentir apego hacia un sistema de planificación.

El sistema de planificación solo es una herramienta para conseguir nuestro propósito. A medida que nos conocemos mejoramos y es lógico que la forma de organizar las tareas cambien adaptándose a lo que aprendemos de nosotros mismos.

Nuevo museo de Kuching

Cualquiera que ande por Kuching y se proponga visitar algunos de los sitios turísticos mas significativos de la ciudad se encontrara rápidamente buscando la plaza de la independencia. Esta plaza sirve de punto de referencia para llegar a una colección de edificios que vienen marcados en el mapa como los museos de la ciudad. Ahora mismo no tengo el mapa turístico a mano por que al salir de Malasia me deshice de la guía y de todos los folletos pero si la memoria no me engaña allí están el museo etnológico, zoologico, un pequeño pero interesante acuario, el antiguo museo de historia, el museo del islam y el nuevo ala del museo de historia o eso dice el mapa…

Una calurosa mañana de octubre, como casi todas las mañanas de octubre en Borneo, protagonizamos nuestro tercer intento de llegar al nuevo ala del museo de Kuchin, una vez mas sin éxito, pero por el camino nos encontramos con el museo del Islam, que se suponía que debía estar a apenas unos metros de la escurridiza nueva ala.

No voy a negar que uno de los motivos que me impulso a entrar allí fue la seguridad de que dentro del edificio encontraría el aire acondicionado a toda potencia pero sería mentira decir que no tenía, y tengo, una gran curiosidad e interés por como esta religión a llegado a arraigar tanto en la zona sin desplazar del todo la esencia espiritual de este pueblo…pero eso es otra historia…

El museo no me defraudo en absoluto, para empezar, nada mas entrar la temperatura bajo escandalosamente hasta transportarme a mi infancia, cuando vivía en Andorra y el colegio nos llevaba todos los miercoles al pas de la casa a esquiar. Aquel lugar estaba lleno de artefactos organizados en salas tematicas: historia antigua, arte islamico en general, artesanía local y , mi favorita, una sala llena de parangs, kris y otras muchas armas tradicionales de la región que me tuvieron entretenido suficiente tiempo como para olvidar el calor que hacía fuera y permitirme coger fuerzas para seguir buscando el ala desaparecida. Pero quizás lo mejor fue un simple proverbio que había en un panel colocado justo a la entrada del museo.

Ser consciente de la sabiduría necesaria para saber parar a tiempo, tomar aire y rectificar no es algo trivial a pesar de que la simpleza de este proverbio lo haga parecer evidente.

Casi una semana después un vecino de Kuchin que nos estaba acercando al aeropuerto nos contó que el ayuntamiento de Kuchin había decidido demoler la ala nueva del museo para cederle los terrenos a una cadena hotelera… y es que las cosas que se supone que deben de estar ahí no siempre van a estar…

procrastinar y perfeccionismo

perfectionism

5 novelas,el último año de dirección cinematográfica, 35 cortometrajes, por lo menos 3 películas, 170 canciones,varios grupos de brutal death metal y hard-core, incontables aplicaciones y redes sociales de todos los tipos, todos mis compañeros de practicas en la universidad, todos, sin excepción, 8 vídeo-instalaciones y mas de una veintena de intervenciones artísticas efímeras, todos los viajes fuera de Europa que planee entre los 21 y los 29 , 4 o 5 ONGs e infinidad de proyectos empresariales que iban a cambiar el mundo me avalan a la hora de hablar de los efectos del perfeccionismo y la procrastinación en la creatividad.

Ninguno de esos proyectos llego a ver la luz, todos y cada uno de ellos se quedaron en embriones cuidadosamente madurados. Algunos plasmados en cuartillas, otros en bastos esquemas ocupando gran parte de la pared de mi habitación de estudiante, al estilo conspiranoide, y el resto perfectamente descritos en libretas y archivos guardados bajo password en google docs o dropbox.

Nada era suficientemente bueno.

En otros casos mis proyectos eran quimeras imposibles de emprender por mi mismo, sin la ayuda de otros muchos.

En general mi perfeccionismo y la procrastinación enmascaraban un terrible miedo al fracaso.

75ba5ea4c8401524d59bd8e2aa2109a7

Se suele decir que si a la primera fracasas duele mucho mas volver a intentarlo por eso quizás siempre mantenía el dedo encima del gatillo sin atreverme a disparar. Esperando ese tiro perfecto a la primera. Preparándome eternamente.

Me recuerda un poco a esas personas que se resisten a enfrentarse a su vida profesional… Me explico, de un tiempo a esta parte me encuentro con mucha gente que ha dedicado gran parte de su vida a estudiar y se les da realmente bien. Tienen controlada esa habilidad. Da igual que sea el instituto, la universidad o un máster. Saben desenvolverse perfectamente en eses ámbito. Y cuando hablas con ellos es difícil no notar un cierto pánico cada vez que se les acaba un curso. Y buscan con desesperación nuevo máster, una nueva titulación, cualquier cosa antes que ponerse delante de una nueva realidad con la que no están tan cómodos…

El miedo a salir de la zona de confort por si fracasas resulta un fantástico combustible para el fuego de la procrastinación.

Además, si procrastinas suficiente encontraras mil y un post explicándote los maravillosos beneficios de procrastinar y como ayudan a ser mas creativo.

Aunque encontraras muchos otros que defienden que la procrastinación acaba acentuando los efectos del estrés. Al fin y al cabo todos tenemos una conciencia, por mucho que uno se esfuerce en neutralizar sus efectos, la vocecilla de la conciencia tarde o temprano encontrara un momento de silencio para recordarte que has pasado todo el día calentando la silla y mirando vídeos en youtube.

Hacer una lista de las causas que me llevan a procrastinar sería un buen motivo para dejar el resto de este post para otro momento pero la verdad es que la mayoría de las causas que se me ocurren pueden agruparse en 5 categorías:

No se por donde empezar:

En muchas de las listas que suelo hacerme para organizar mis tareas u objetivos acabo encontrando elementos con descripciones muy bagas o genéricas y esto lo único que hace es que la tarea en si me parezca mucho mas complicada de lo que en realidad es.

Muchas veces caigo en confundir la tarea con el objetivo final. Lo ilustrare con un ejemplo: limpiar la casa parece totalmente una tarea, pero en realidad es un objetivo enunciado como una tarea. El objetivo es tener la casa limpia pero para conseguirlo primero tengo que diseccionar ese objetivo en tareas suficientemente claras. Doblar la ropa que hay encima de la cama, guardarla en el armario, hacer la cama, barrer el suelo del dormitorio y luego fregarlo, por ejemplo, es una secuencia de tareas claras que se pueden acometer de una en una sin sentirse abrumado y que al final llevan a tener una de las habitaciones limpia y recogida.

Al final algo tan sencillo como practicar un correcto divide y vencerás puede llevar a ser muchísimo mas productivos y a afrontar las tareas que nos imponemos visualizando con claridad que no es para tanto.

Es demasiado fácil:

Una vez que se ha dividido el objetivo en tareas acometibles es importante ponerles una fecha de caducidad por que qué una tarea parezca demasiado fácil puede empujar a la procrastinación justo por el otro lado: antes no lo hacia por que no sabia por donde empezar, ahora lo veo tan fácil que lo puedo dejar para otro momento.

Es curioso como confiamos constantemente en nuestra capacidad para hacer previsiones a pesar de que constantemente nos equivocamos en nuestros vaticinios.

Una solución directa y fácil de aplicar es la de dar prioridad a todas las tareas que te parecen demasiado fáciles.

Esto por un lado ayuda a tener una sensación de haber logrado una pequeña victoria después de cada tarea y por otro lado nos dará una visión mas realista de nuestra capacidad de previsión.

199f303764328567ddceca302451ba53

No me gusta:

Hacer una lista de tareas aparentemente fáciles y darles prioridad parece demasiado fácil ¿verdad? Una buena practica es combinar estas tareas con aquellas que nos dan un pereza terrible.

Al final es algo tan sencillo como quitártelo de encima lo antes posible, no hay que olvidar que todo aquello que crees que deberías hacer y no haces acaba cargándose en tu conciencia. Así que comete la verdura primero, sobretodo si no eres vegetariano.

No creo que pueda hacerlo:

Afrontar de la manera correcta una tarea que de primeras puede parecernos imposible puede llevarnos a desarrollar nuevas habilidades y mejorar algunas que ya tenemos por no hablar del subidon que significa verte a ti mismo acabando esa tarea que llevaba ya demasiado tiempo juzgándote desde tu lista de cosas que hacer día tras día.

Hay demasiadas distracciones:

Cargar con todas esas tareas en tu conciencia es tan solo una de las consecuencias de procrastinar que uno tiene que afrontar.

Distraerse cuando se supone que deberías de estar siendo productivo es como elegir un caramelo ahora en vez de toda la bolsa luego.

En ocasiones me encuentro buscando esa satisfacción instantánea para acallar esa vocecilla interior que me dice que no voy a ser capaz de llevar a cabo esa tarea.

Pero seamos sinceros, hay que dejar de autocompadecerse, no buscar otros responsables de mi situación. Yo he elegido escribir este post (léase cualquier trabajo o tarea en la que te has enmarronado), yo he elegido afrontar esta situación y de una u otra manera, sea cual sea la tarea pendiente yo solito me he metido en este lío, quizás debería elegir mejor mis batallas pero eso ya es otra lección (y otro post) y no afrontar esta situación lo antes posible solo hace que cada vez tenga menos tiempo y mas ansiedad en torno a esta tarea. Así que puedo seguir ocultándome tras el eterno scrolling de las redes sociales o puedo remangarme y ponerme a hacerlo lo mejor posible.

Al fin y al cabo es mejor hecho que perfecto.

shit_done

Tagged , ,

Primer día, primera lección.

“Every single day in earth man I learn significant leassons”

Toastie Taylor

 

Después de algo más de un mes viajando como turista llego el momento de cambiar el chip y convertirme en el nómada digital que me había propuesto ser.
Durante ese mes la idea fue tomando forma. En cada conversación en la que explicaba mis planes iba añadiendo detalles a mi aventura. Mi discurso sonaba cada vez mas creíble y confiado hasta que llego un momento en el que yo mismo acabé creyendo que ya me había convertido en alguien capaz de trabajar desde cualquier rincón de la tierra. Un autentico freelance con el FREE en mayúsculas. Me encantaba ver la expresión en la cara de la gente a la que le contaba que yo solo necesitaba una toma de corriente y una conexión a internet medio decente para ganarme la vida.
Allí sentado, en esa playa paradisíaca de Sulawesi o cruzando un río en Borneo, me preguntaba porque no había mas gente haciendo lo mismo que yo, casi sin esfuerzo aparente había conseguido mi objetivo. O eso parecía hasta que llego el día D.
El periodo vacacional que me había fijado toco a su fin y llego el momento de ponerse manos a la obra. De golpe, sin saber como, todas esas horas infinitas, singulares e irrepetibles que habían llenado mi espíritu de fuerza renovadora y mi corazón del coraje necesario para afrontar con una sonrisa cualquier obstáculo que se interpusiera entre este nuevo yo y mis objetivos se fueron al garete haciendo exactamente el mismo ruido que las notificaciones de google hangouts.

computer-monkey
Quizás me había convertido en un nómada, pero en uno que cargaba con toda su casa a hombros a cada paso que daba. Allí estaba yo, en la zona común de un hostal backpacker en el Borneo malayo, agarrotándome detrás de la pantalla de mi portátil y reproduciendo exactamente los mismos hábitos de trabajo que deseaba dejar atrás con tanta fuerza.
A la hora de desconectar de tu trabajo, cuando has acabado con tu rutina, es realmente practico vivir a menos de 45 minutos de algunas de las maravillas de la naturaleza mas espectaculares que puedes echarte a la cara.
Y no podía permitir encontrarme a mi mismo en presencia de los majestuosos orangutanes en su hábitat natural o en las cuevas mas grandes del planeta pensando en ese cliente que te exige un buen trabajo rápido y barato y que cuestiona tus métodos a pesar de no tener ni la mas mínima noción de lo que estas haciendo.

gallery_2_5_11912
Y entonces tuve una revelación, había llegado hasta allí para hacer las cosas de otra manera, no tengo muy claro de que manera, pero de otra muy diferente. Una con la que me sienta satisfecho, que no me quite el sueño ni me empuje a aborrecer aquello que hago para ganarme la vida ni lo convierta en lo único que me preocupa a lo largo de todo el día.
Como iba a hacer todo esto ya era otra historia(y otro post), la cuestión es que esta revelación fue la diferencia entre dormir como un lirón u otra noche mas en vela.

Tagged , ,